Javier Imbroda, a título póstumo, y Carlos Baeza: Medallas de Oro en el 525 años de Melilla

Melilla ha vivido sus 525 años con la tradicional ofrenda floral a la estatua de Pedro de Estopiñán y Virues, en la plaza con su mismo nombre. El presidente de la Ciudad, la delegada del gobierno y el comandante general han sido quienes han hecho los honores ante la presencia de otras figuras políticas y ciudadanos.

Posteriormente, el acto se ha trasladado a la Plaza de las Culturas donde se ha hecho entrega de las Medallas de Oro. Una a título póstumo para Javier Imbroda. Su mujer, Salvadora Acosta ha recogido este galardón.

El pintor melillense, Carlos Baeza, también ha sido reconocido con la Medalla de Oro por su trayectoria artística y por ser la ciudad de Melilla, y sus cúpulas, una enorme inspiración dentro de sus obras.

Como en celebraciones anteriores, y tras la entrega de las Medallas de Oro, el presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, ha dado su discurso por el Día de Melilla. Ha hablado de gestión, ha tenido críticas y reconocimientos a los galardonados, además del deseo de un feliz día de Melilla

Posteriormente se ha recordado a las víctimas del Covid19 con todos los presentes de pie y en silencio, además de haberse entonado el himno de Melilla por parte del quinteto de metal. Los fuegos artificiales han concluido esta jornada del 525 aniversario de españolidad de Melilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.