PROMESA apuesta por el planteamiento de crear una línea de ayudas para cubrir los gastos eléctricos y así evitar el cierre de las pymes locales

Proyecto Melilla quiere evitar que muchas pequeñas y medianas empresas melillenses se puedan ver abocadas al cierre, debido principal y fundamentalmente, a la subida de los precios, en especial del precio de la electricidad.

El presidente de la sociedad pública ha asegurado que “desde PROMESA se hará lo imposible, por evitar que muchas pequeñas y medianas empresas melillenses, que llevan ya dos años pasándolo muy mal, debido a las derivadas económicas de la pandemia del Covid, se vean obligadas a tener que cesar sus respectivas actividades, por no poder hacer frente al pago de los recibos del consumo eléctrico”.

Delgado ha informado que “son muchos los empresarios, relacionados con la práctica totalidad de los sectores, que nos han comentado que el fuerte incremento de la factura de la luz, les está creando un grave perjuicio que, en algunos casos, les puede llevar al cierre, toda vez que se ven imposibilitados de poder hacer frente a esos pagos”.

Es por eso, por lo que el presidente de PROMESA dijo el pasado mes de noviembre que había que buscar alguna fórmula que permitiese ayudar a todos los empresarios de la ciudad, para que ese espectacular aumento de la factura de la luz no perjudicase aún más la delicada situación económica de muchas de las pequeñas y medianas empresas que hay en la ciudad.

Ahora, cuando con el paso del tiempo se comprueba que ese precio no desciende, sino justo lo contrario, el presidente de Proyecto Melilla cree que “hay que darle un giro de tuerca más a esta propuesta y ver cómo se puede ayudar al pago, si es posible, de la integridad de esas facturas, a todos aquellos pequeños y medianos empresarios que como nos vienen diciendo desde hace demasiado tiempo, desgraciadamente no pueden hacer frente a ese pago”.

El presidente de la entidad tiene muy claro cuál debe ser el primer y principal objeto o la primera o principal razón de la sociedad pública que preside: “apoyar y ayudar a que la economía melillense mejore y crezca”; “y si para ello hay que crear un bono eléctrico o una línea de ayudas a los gastos derivados del consumo de electricidad de las pequeñas y medianas empresas melillenses, tengo muy claro que tenemos que hacerlo”, apostilla.

“Lo que no haremos -ha terminado diciendo el responsable de la entidad pública- es ver cómo el exceso de costes de esas empresas repercute en el despido de trabajadores. Melilla no está para perder empleos. Está para justo lo contrario, crear todo el empleo que sea posible”.

 

Los comentarios están cerrados.