De Castro solicita al Gobierno y a la Comisión Europea la consideración de Melilla como Zona Económica Especial en el reparto de fondos

El presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, ha instado este lunes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que Melilla sea considerada como Zona Económica Especial (ZEE) en el reparto de fondos comunitarios de recuperación, que ha considerado como “un instrumento excepcional” para hacer frente a la crisis económica generada por la pandemia del COVID-19.

En el marco de la XXIII Conferencia de Presidentes, que se ha celebrado de manera telemática como consecuencia de la situación sanitaria provocada por el nuevo coronavirus, De Castro ha defendido que Melilla posee una problemática parecida a la de las regiones ultraperiféricas, incluidas en el artículo 349 del Tratado de Desarrollo de la UE.

Este tipo de regiones cuentan con un tratamiento especial por parte de Europa debido –entre otras cuestiones– a su lejanía, insularidad, reducida superficie, relieve y climas adversos o dependencia económica, “factores que concurren en la Ciudad Autónoma y cuya persistencia y combinación perjudican gravemente a nuestro desarrollo”.

El presidente ha puesto de manifiesto la existencia en Melilla de parámetros con diferencias estructurales respecto del resto de territorios del país, tales como una tasa de desempleo de diez puntos por encima de la media, que en el caso del paro juvenil asciende a 40 puntos más de la media nacional. Además, la tasa de pobreza se sitúa 13 puntos por encima de la media y el fracaso escolar es 12,5 puntos superior al del resto del país.

Durante su intervención, De Castro ha recordado también los déficits históricos en infraestructuras sanitarias, del transporte o en políticas medioambientales, lo que –a su juicio– justificaría la consideración de Melilla como Zona Económica Especial “con el propósito de generar desarrollo en áreas e industrias específicas creando condiciones diferentes, también a la hora de repartir los fondos previstos en el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la UE”, que prevé una distribución de 672.500 millones de euros entre todas las regiones europeas (312.500 en subvenciones y 360.000 en préstamos).

Las Zonas Económicas Especiales son áreas dentro de las limitaciones de un país en las que las condiciones de inversión, las normas de comercio, los impuestos y el entorno regulatorio son más liberales que en el resto del país, debido precisamente a sus condiciones especiales de dependencia.

El presidente de Melilla ha anunciado, además, que su Gobierno trabaja en un paquete de actuaciones que conllevará inversiones en la Ciudad por valor de 260 millones de euros y que formarán  parte  del  Plan  Estratégico  de   la   Ciudad   para   los   próximos   años,   por   lo que ha calificado como “esencial” el compromiso del Ejecutivo central y las instituciones europeas.

De Castro ha recordado que Melilla estuvo considerada en el periodo 2014-2020 como “región de transición” y que para el nuevo periodo 2021-2027 ha sido incluida por la UE en el vagón de cola, entrando de nuevo en el concepto de “regiones menos desarrolladas” al haber descendido el PIB medio por debajo del 75% de la media comunitaria en los últimos tres años, por lo que ha apelado “al compromiso estatal y europeo con nuestra ciudad, española y europeísta, frontera sur de Europa”.

as reivindicaciones de Melilla se han retomado de nuevo de manera más específica en una reunión técnica durante la tarde que ha presidido la secretaria general de la UE, Celine Gauer, en la que la Ciudad Autónoma ha estado representada por la consejera de Hacienda, Empleo y Comercio, Dunia Almansouri, y el director general de Planificación Estratégica de Fondos Europeos, Julio Liarte.

Los comentarios están cerrados.