Imbroda confía en que a finales de año la iglesia de la Purísima esté abierta al culto

Ciudad y Consejos de gobierno
Publicado: 19-03.2017
    • Mientras, explica que se han encontrado vestigios del templo primigenio, con otro arco gótico similar al existente en la Capilla de Santiago

El presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, confía en que a finales de este año la iglesia de la Purísima esté abierta nuevamente al culto, espacio que en la actualidad permanece cerrado por la aparición de varias piezas pertenecientes a la iglesia primigenia. Resalta Imbroda que ha aparecido un segundo arco gótico en este templo cristiano, elemento que se suma al ya existente en la Capilla de Santiago y que se están recuperando muchas piezas del pasado que reflejan la evolución de la iglesia desde el siglo XVI.

Igualmente, señalaba Imbroda que aún quedan cosas por descubrir bajo la iglesia del pueblo como son enterramientos o criptas, por lo que considera que merece la pena que se tarde un poco más en la reapertura para que todos estos elementos salgan a la luz.

Resaltaba el presidente local que debido al terremoto del 25 de enero del pasado año la iglesia tuvo que cerrar las puertas para su rehabilitación. Gracias a esta circunstancias se han encontrado vestigios de la historia de Melilla por lo que bromeó con el hecho de que “no hay mal que por bien no venga”.

Agenda Bome Farmacias de guardia Gasolineras de guardia Gasolineras de guardia

Imbroda confía en que a finales de año la iglesia de la Purísima esté abierta al culto

  • Mientras, explica que se han encontrado vestigios del templo primigenio, con otro arco gótico similar al existente en la Capilla de Santiago

El presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, confía en que a finales de este año la iglesia de la Purísima esté abierta nuevamente al culto, espacio que en la actualidad permanece cerrado por la aparición de varias piezas pertenecientes a la iglesia primigenia. Resalta Imbroda que ha aparecido un segundo arco gótico en este templo cristiano, elemento que se suma al ya existente en la Capilla de Santiago y que se están recuperando muchas piezas del pasado que reflejan la evolución de la iglesia desde el siglo XVI.

Igualmente, señalaba Imbroda que aún quedan cosas por descubrir bajo la iglesia del pueblo como son enterramientos o criptas, por lo que considera que merece la pena que se tarde un poco más en la reapertura para que todos estos elementos salgan a la luz.

Resaltaba el presidente local que debido al terremoto del 25 de enero del pasado año la iglesia tuvo que cerrar las puertas para su rehabilitación. Gracias a esta circunstancias se han encontrado vestigios de la historia de Melilla por lo que bromeó con el hecho de que “no hay mal que por bien no venga”.