Las féminas del CETI arropan el debut de la primera Jornada de Cine Africano Contemporáneo de Mujeres

Cultura y Festejos
Publicado: 16-03.2017
    • Ayer se proyectó ‘Elza’, con la presencia de la directora Mariette Monpierre, y hoy será el turno de ‘Ayanda’

La Sala de Ensayos del Teatro Kursaal se convirtió ayer en un cine, y no será la única vez, puesto que la intención de la Consejería de Cultura es utilizarla como cine fórum. Y ayer se estrenó en estas lides con la Jornada de Cine Africano Contemporáneo de Mujeres, que arrancó con la proyección de ‘Elza’ y un coloquio con su directora y un público repleto de mujeres del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes.

Mariette Monpierre, contenta por estar con sus hermanas africanas, tardó seis años en hacer esta película en la que se habla de esclavitud, de la diáspora africana y de esos niños y niñas que son abandonados.

El objetivo de esta jornada es mostrar la riqueza y vitalidad de la producción africana reciente y la presencia de las mujeres delante y detrás de las cámaras en las últimas décadas. Y, de paso, saldar una cuenta pendiente que tenía Melilla con el cine del continente.

Hoy, a las once de la mañana, se proyectará ‘Ayanda’, de la directora sudafricana Sarah Biecher. Y se realizará otro coloquio con alumnos de institutos. 

Agenda Bome Farmacias de guardia Gasolineras de guardia Gasolineras de guardia

Las féminas del CETI arropan el debut de la primera Jornada de Cine Africano Contemporáneo de Mujeres

  • Ayer se proyectó ‘Elza’, con la presencia de la directora Mariette Monpierre, y hoy será el turno de ‘Ayanda’

La Sala de Ensayos del Teatro Kursaal se convirtió ayer en un cine, y no será la única vez, puesto que la intención de la Consejería de Cultura es utilizarla como cine fórum. Y ayer se estrenó en estas lides con la Jornada de Cine Africano Contemporáneo de Mujeres, que arrancó con la proyección de ‘Elza’ y un coloquio con su directora y un público repleto de mujeres del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes.

Mariette Monpierre, contenta por estar con sus hermanas africanas, tardó seis años en hacer esta película en la que se habla de esclavitud, de la diáspora africana y de esos niños y niñas que son abandonados.

El objetivo de esta jornada es mostrar la riqueza y vitalidad de la producción africana reciente y la presencia de las mujeres delante y detrás de las cámaras en las últimas décadas. Y, de paso, saldar una cuenta pendiente que tenía Melilla con el cine del continente.

Hoy, a las once de la mañana, se proyectará ‘Ayanda’, de la directora sudafricana Sarah Biecher. Y se realizará otro coloquio con alumnos de institutos.