Cultura y Festejos

Diseñadores nacionales tutelan el proyecto Lal La Buya para acercarlo al mercado laboral

  • Una decena de mujeres en riesgo de exclusión social aprenden en este taller de moda y confían en un corto plazo de tiempo en montar su propia cooperativa

  • Esta iniciativa está impulsada por la Consejería de Cultura y el año pasado ya realizaron un desfile en la Casa Árabe de Madrid


Lal La Buya continúa dando pasos para ser una cooperativa que dé empleo y sustento a mujeres en riesgo de exclusión social gracias a la moda. Hace casi tres años esta iniciativa se puso en marcha con el respaldo de la Viceconsejería de la Mujer como proyecto de formación y empleabilidad y hace un año recibió la tutela de la Consejería de Cultura para ser un proyecto de industria cultural. Esa cronograma ha permitido el respaldo de diseñadores nacionales y la meta está más cerca.

Ahora mismo once mujeres están confeccionando la colección que Moisés Castañeyra diseñó para desfilar en la Casa Árabe de Madrid y en breve llegará a tiendas de Madrid. Esa puesta de largo fue el 30 de septiembre del año pasado y desde entonces estas modistas en formación han recibido la tutela de otros diseñadores nacionales y de gente del mundo de la cultura.

Hoy han recibido la visita del actor Antonio Albella, el cantante Pablo Vega y los diseñadores Yono Taola y Leyre Valiente, encuentro que ha servido para asesorarles en cómo trabajar y ver qué nivel de producción pueden asumir para salir al mercado.

Las expectativas son buenas porque, como recuerda la consejera Fadela Mohatar, “se están reclamando pequeños talleres textiles como este para poder atender la demanda que hay a nivel nacional. En esto hemos estado trabajando en los últimos meses y nos hace decir con cierto optimismo que podemos estar en el camino acertado que buscábamos con este proyecto, que es conseguir los contactos suficientes para que en poco tiempo Lal La Buya pueda convertirse en un proyecto sostenible y autosuficiente, para que pueda procurar a las mujeres que lo integran, que son mujeres en riesgo de exclusión social con muy pocas posibilidades de integrarse en el mercado laboral, un marco de seguridad”.

En estos meses pasados la Consejería de Cultura ha servido también de intermediario con el mundo de la moda y “afortunadamente estamos cogiendo compromisos para que puedan ir teniendo pedidos”, apostilla la titular de Cultura. “En unos meses la previsión que hay es que se constituyan como asociación, quieren pedir una nave industrial en Promesa y quieren empezar con su aventura empresarial. ¿En qué consiste esa aventura? En que todos los contactos que les estamos facilitando hasta ahora puedan ser una realidad. Esos contactos los estamos consolidando, existen y tienen una perspectiva cierta y luego serán ellas las que poco a poco lo tengan que desarrollar”.

Uno de esos clientes potenciales puede ser la diseñadora Leyre Valiente, aunque ahora mismo reconoce que su misión es tutelar este desarrollo y ver las posibilidades de desarrollo que ofrecen. Y les augura un buen futuro: “Es cuestión de crear una cooperativa de trabajo y, por supuesto, pueden desarrollarse. Hay demanda de este tipo de talleres pequeños para diseñadores que ahora mismo no somos tan grandes como Dior y no podemos tener unos talleres enormes, tenemos demanda para poder satisfacer a nuestras pequeñas producciones”.

Mohatar avanza que este grupo de féminas que constituyen Lal La Buya “van a crear su marca propia en una línea que debe tener consonancia con las bases textiles y ancestrales de nuestra cultura, por eso es una industria cultural (…). Hay muchísimas empresas que quieren involucrarse con el proyecto”.

Además, también llegan apoyos de instituciones que ayudan a sufragar el proyecto y que permitirán su puesta en marcha dentro del mercado laboral. “Dentro de esos apoyos que vamos recabando, hemos tenido la suerte de que la Fundación La Caixa haya cedido 20.000 euros a este proyecto y van a servir, junto al apoyo de la Consejería de Cultura, para ser sostén importante para que puedan darse de alta y empezar a tener una actividad”, afirma la consejera.

Fadela Mohatar también apunta que en un futuro próximo se contará con la participación de más mujeres: “Todo lo que este proyecto crezca tiene que ser para dar oportunidades a mujeres en su misma situación”.

Interesante e increíble

Con estos calificativos definen Leyre Valiente y Yono Taola este proyecto para los que aún no lo conocen. “Es interesantísimo. El diseñador que no apoye esto,… el sacar a mujeres que están teniendo problemas para darles una salida es maravilloso. Ayudan en tantos campos a estas mujeres que no queda otra salida que apoyar este proyecto”, subraya la diseñadora, y su compañero concluye: “Conseguir que estas mujeres consigan sustento es increíble”.