Fomento

Fomento inaugura el Camino Cubierto del IV Recinto Fortificado tras su restauración

  • Gracias a esta intervención, el visitante tendrá la sensación de ver el campo de batalla como atacante y como defensor

  • Todo este recorrido tendrá, posiblemente a partir de diciembre, su conexión con un primer tramo de unos 150 metros de longitud de las galerías de minas subterráneas del siglo XVIII


El presidente de la Ciudad Autónoma y el consejero de Fomento han inaugurado en la tarde-noche de este lunes la restauración acometida en el Camino Cubierto del IV Recinto Fortificado, unas obras ejecutadas para recuperar los restos arqueológicos y abrir al visitante esta compleja estructura de carácter independiente a los fuertes, pero estrechamente vinculada a su defensa.

En este entramado se encuentran los traveses, las plazas de armas, la estacada con su protección para disparar, el muro de protección o el glacis. Pero no se ha realizado una reconstrucción literal del conjunto, las intervenciones han sido puntuales y parciales para ayudar a comprender históricamente los diferentes elementos del sistema defensivo. Y en ellas se han localizado elementos que datan del siglo IX, como un silo de siete metros de profundidad y seis de diámetro.

Una de las intenciones es que el visitante experimente lo que se viviría en diferentes puntos del campo de batalla, ya sea estando en el papel del atacante o del defensor.

Se ha desarrollado un recorrido explicativo generando una pequeña zona de reunión junto a la actual carretera de servicio al Fuerte de Victoria Grande y la trasera del Parador de Turismo. Será desde ese punto desde el que se realice un explicación general previa del sistema defensivo para que el visitante tenga un primer acercamiento a la historia del lugar, explicación que correrá a cargo de guías especializados.

Desde el inicio del recorrido se pueden atisbar parte de los tres fuertes que componen el sistema (Rosario, Victoria Grande y Victoria Chica), la garita de vigilancia situada en los restos de San Antonio, parte de los cimientos del camino cubierto, la parte superior de la estacada y los caballos de Frisia.

Todo este recorrido sobre la zona del Camino Cubierto tendrá su conexión con un primer tramo de unos 150 metros de longitud de las galerías de minas subterráneas del siglo XVIII, que podría estar abierto en diciembre. Este tramo tendrá su acceso a través del Frontón del Parque Lobera, discurrirá bajo el foso del Fuerte de Victoria Chica, el foso del Fuerte de Victoria Grande y se llegará a la zona que hoy se ha inaugurado a través de los restos del Fortín de San Antonio (destruido a principios del siglo XX) mediante una escalera de caracol original del siglo XVIII.

A medida que se avance en la rehabilitación de estas galerías de minas, como cuando se construyeron, se podrán comunicar los restos del Fortín de San Antonio y el Camino Cubierto con los Fuertes de Victoria Grande, Victoria Chica, El Rosario y el resto del entramado de las galerías de minas, que pueden conducir también hasta la capilla gótica del Primer Recinto Fortificado.

Estas obras han sido ejecutadas por la empresa Doranjo SL con un presupuesto de 214.593,38 euros.